3- Reflexiones (I)

Debo confesar mi falta de idoneidad para analizar a fondo los acontecimientos históricos de mi país, aunque de toda esa menesunda federal/ unitaria/ jacobina/ liberal/ anarquista/ radical/ conservadora/ peronista/ socialista/ etc. etc., algo me quedó.

Me interesa sí estar informado de los problemas actuales de esta querida tierra. Hay mucha gente muy bien informada que toma distintas posiciones analizando los avatares sociopolíticos del pasado, se le va la vida discutiendo apasionadamente los acontecimientos históricos, pero también es cierto que la mayoría de esta gente (no toda) escabulle el bulto, mira para otro lado, cuando de analizar los problemas y hechos actuales contemporáneos, se trata. La Argentina, ¿qué es culturalmente hablando? Sobre todo en música y poesía. Yo diría que hay dos Argentinas, Buenos Aires por un lado y el "resto" por otro. Ese "resto" está constituído por varios países, cada uno de ellos con una riqueza y con una IDENTIDAD bien definidos.

CUYO: con sus cuecas, tonadas, gatos, valsecitos, pregones, etc., muestra una riqueza propia y mucha influencia española.
JUJUY: con su ascendencia incaica de huaynos, yaravies, carnavalitos, bailecitos, bagualas, etc., tiene una riqueza invalorable.
SALTA, TUCUMAN Y CATAMARCA: marcada influencia española igual que Cuyo, tienen en la zamba y en la vidala una reconocida y prestigiosa identidad.
LA RIOJA: en la vidala chayera o también llamada chaya, tiene uno de los ritmos más ricos de nuestra música folklórica por las posibilidades que ofrece su tratamiento.
SANTIAGO DEL ESTERO: con influencia del norte quichuista, tiene en la chacarera en sus distintas versiones, simple, doble y trunca, el escondido, bagualas y vidalas, un tremendo valor musical y una tradición reconocida en todo el mundo.
ZONA PAMPEANA: hay que valorar los aportes y trabajos de Abel fleury, Atilio Reynoso, Omar Moreno Palacios, Paulino Ortellado, "el Bardino" Julio Domínguez, etc. y darnos cuenta del enorme valor de las formas musicales y poéticas de la región.
PATAGONIA: acá es más nuevo el asunto y valoramos los intentos de sus músicos y poetas por lograr algo representativo, aunque a veces sean solo sinceras expresiones de deseo. El tiempo dirá.

Por último, el LITORAL, mi Litoral: a diferencia de las otras regiones citadas acá la cosa también es nueva, nos llevan siglos de tradición cancionera. De cualquier manera, la evolución de su música ha sido grande. También los ritmos de estos pagos con el chamamé al frente, son muy ricos en su concepción musical. Síncopas y contratiempos son usados como maneras de matizar la expresión artística. Desgraciadamente, como todas las expresiones citadas de "este país verdadero" no ha podido escapar de las intenciones comerciales de distintos personajes, a través de festivales, costosas promociones, donde para desgracia del buen gusto popular, la calidad artística, casi siempre se contrapone al intento comercial y se termina apuntalando lo mediocre, lo banal, como forma más rápida de vender. Se adaptan perfectamente al modelo económico consumista, neoliberal, globalizado. Acá si toman sentido las palabras de Yupanqui: "A la gente no hay que darle lo que pide, sino lo que se merece o sea lo mejor". Esto es auténtica bajada de línea anticapitalista, anticonsumista.

Ahora paso a hablar de la otra Argentina: Buenos Aires. Ciudad-Puerto, por allí pasaba y pasa, de entrada y salida, lo que el "otro" país produce. Siempre mirando afuera, dando la espalda al inmenso, rico y auténtico "resto", solamente lo atienden cuando necesitan mano de obra barata y brazos fuertes para defender sus intereses en las internas del poder.

De todas maneras, en el Río de la Plata se gestó una forma musical muy representativa de gran evolución, me refiero al tango. Su crecimiento en calidad fue tan grande (orgullo nacional) que junto con el jazz, son los géneros musicales de origen popular que más han aportado precisamente a las músicas populares de todos los países del mundo.

Parafraseando a Alejandro Dolina pienso que la identidad musical de nuestra República Argentina pasa por el folklore y el tango (1). Hablar de otras formas, incentivadas por el enemigo imperialista, como representativas o parte de nuestra identidad, es hablar NO de la REPUBLICA sino de la COLONIA o sea el patio trasero de Estados Unidos de Norteamérica.

Sin respeto a las raíces y sin identidad no hay cambio posible. Dijo José Martí, cien años antes de Fidel, el Ché y Camilo: TENEMOS QUE TENER UN PUEBLO SANO, EDUCADO Y CULTO.

Miguel "Zurdo" Martínez
L.C.: 5.935.794

(1) Los muchachones de la provincia crecimos en la convicción de que la música popular argentina era el tango y también las canciones criollas. Esos géneros flotaban en el aire y uno los respiraba alegremente, sin sentirse defensor de una causa sagrada y sin que intervinieran los funcionarios de la cultura.

Después, asistimos a sucesos imprevistos. Nuestros amigos, acribillados por el arsenal mediático, se dejaron tentar por repertorios más contundentes. La música industrial de las naciones centrales es irresistible. Los que no acertábamos a convertirnos a tiempo recibíamos burlas y desprecio. Las voces y las guitarras familiares de nuestra infancia fueron humilladas y olvidadas.

Algunos, sin embargo, seguimos escuchando en secreto aquellas canciones. Los más refinados por hallarse su gusto cerca de la austeridad y la tristeza. Los más beligerantes por tener a los gringos entre ojos. Otros sentíamos que las milongas, los estilos y los valsecitos se parecían a los afectos familiares. De cualquier modo, cada vez fuimos menos. El mapa musical de la Argentina, y del mundo, perdió su colorido y fue repintado con la cal urgente de la globalidad.

Nos esperaban todavía otras sorpresas. Nuestros amigos no se contentaron con inclinar su gusto hacia la música extranjera: reclamaron para ella la condición argentina. No hubo más remedio que aceptar aquella falsificación del árbol genealógico. Nuestros abuelos ya no estaban en Baigorrita, y ni siquiera en Génova, sino en New York.

Hoy, cuando los nobles aires criollos no son cosa de guitarreros sino antropólogos, Omar Moreno Palacios nos obliga por prepotencia de talento a recordar quiénes somos. No se trata de excursiones nostálgicas por el pasado musical, sino del tranco firme de uno que sabe de dónde viene pero que no renuncia a la actitud alerta del artista (...)

Supersticiones de última hora nos han hecho creer que el que canta la Canción del Linyera debe afinar como un croto. (...) Por último, un voto de respeto para quienes se atreven a creer, todavía, que las canciones criollas y el tango son la música popular argentina.

Alejandro Dolina

Frente al islote Curupí

En la isla paranaense

Con el pescador "Cosita"

Frente a Paraná

Martha, Zurdo, Marita Londra y Marziali

Zurdo y Schubert

Con Juan M. Alfaro

Con Gustavo Surt

Schubert, Zurdo, Graciela Castro Bagnasco y Silvina López

Con Silvina López

Aumentar tamaño del texto
Reducir tamaño del texto

 
FUNDACIÓN ATAHUALPA YUPANQUI - www.fundacionyupanqui.com.ar
info@fundacionyupanqui.com.ar - Tel.: (54 9) 0-11-15-66853900