Segunda entrega de los borradores con reflexiones de Miguel Angel Martínez, el "Zurdo" (Paraná, 12 de febrero de 1940/ 12 de enero de 2011). En paz a tus 71, ¡hermano!

Schubert Flores Vassella

2- Identidad Musical de Entre Ríos

A diferencia de otras regiones (digo región, no provincia), la nuestra tiene un cancionero relativamente nuevo. El N.O., Cuyo, Santiago del Estero, N.E., tienen una tradición, una raíz musical mucho más antigua. Quiero aclarar que estas apreciaciones o puntos de vista no las leí ni me las contaron, las viví.

Nací en 1940 y la estrecha amistad de mi padre, y por qué no mía, a pesar de los años, con Linares Cardozo, Marcelino Román, por citar algunos, hacen que esta historia me resulte familiar.

Por estos pagos entrerrianos, la cosa empieza a tener color propio en la década del '50 con las investigaciones y rastreos de Linares (o Ruben Martínez, el tocayo, para nosotros) en las costas del Paraná y el de Aníbal Sampayo en las del Uruguay. "Canción de cuna costera" y "Río de los pájaros" (¿Guaranias o Canciones del litoral?) son mojones fundamentales del cancionero que nos representa. Antes era marcada la influencia guaranítica (chamamé, rasguido doble, valseados, polcas, galopas y guaranias) en el norte de Entre Ríos y en las orillas de los grandes ríos, que traían de "aguas arriba" toda esa cultura. El arpa india, el acordeón...

Como expresión cabal y representativa de esta influencia, no podemos obviar la figura de Abelardo Dimotta, con una personal y lugareña forma de expresar el chamamé. Dimotta era fiel exponente de algo que le escuché decir a Amaro Villanueva cuando yo era un niño, "lo difícil es hacer bien lo fácil".

De Villaguay para abajo, las formas musicales más representativas provenían de la pampa bonaerense (milongas, cielitos, estilos, con estribillos valseados o gateados, compuestos, etc.). Ejemplo, don Tránsito Albornoz, guitarrero y cantor popular de la zona de Galarza, por suerte testimoniado por Ricardo Maldonado. No podemos obviar las músicas de influencias gringas como el chotis, mazurkas, rancheras. La milonga entrerriana según Yupanqui se parece mucho a la "oriental", por sus formas floridas en la guitarra, casi achamarritadas.

"Sin caballo y en Montiel" de Don Ata y "Evocación entrerriana" de Linares son una muestra valedera de lo expresado. La chamarrita con su vivacidad rítmica rescatada precisamente por Linares Cardozo y Sampayo en esta región (no se rasgueaba, se arpegiaba con la mano derecha, como la milonga), es la expresión más representativa en estos tiempos de nuestra provincia.

La mentalidad comercial y "fiestera" alentada desde los festivales hace que desaparezcan formas musicales muy ricas, como el Estilo, que evidentemente no levanta multitudes. Prevalece la "farra nativa", como decía Yupanqui. Nuestro público, por esta influencias, cada vez se aleja más de la "canción para adentro". Aquella que hace meditar, pensar y denunciar las injusticias que ya Hernández, Atahualpa y Marcelino, por citar alguno, en otros tiempos, nos enseñaron y nos enseñan siempre, con su poesía rica en matices populares. Por eso debemos reivindicar y afianzar una identidad que, nosotros los músicos y poetas de vocación, con amor a la tierra y a su gente y a través del estudio y el conocimiento debemos preservar y enriquecer. Nadie puede negar mi amor a Entre Ríos y al Litoral todo, sin chauvinismos ni actitudes demagógicas. La pelea es muy despareja, sobretodo con aquellos que según convenga, se suben al carro del oportunismo y toman esto como un negocio, no como una vocación.

El río tiene "su" música. Hablar de una "entrerrianía" negativa y cerrada nos limita, no nos deja crecer. Con mi padre Polo que ya no está, hace mucho tiempo que le cantamos, -él con su poesía, yo con mi música-, al hombre paranasero, al pescador, al nutriero, al isleño nuestro, y vaya transgresión, ese hombre vive al otro lado del canal y esto ya es Santa Fe. Por eso cito lo aprendido con mi hermano mayor y maestro, Aníbal Sampayo: "Para el canto y vuelo de los pájaros, no existen fronteras geográficas, a veces comen en una costa y duermen en la otra y a veces es a la inversa". Claro, esto tiene que ver con la gran patria que soñaron San Martín, Artigas, Bolívar, Martí, el Ché, pero esto es tema para otra ocasión.

Miguel "Zurdo" Martínez
L.C.: 5.935.794

No te aflijás zurdo viejo,
y hacé no más la pata ancha,
ya lo dijo Sancho Panza
y el Quijote caballero,
si están ladrando los perros,
señal de que cabalgamos
si sabemos dónde vamos,
la ruta es clara, y segura,
tirale algunas achuras,
y sigamos churrasqueando.

Aníbal Sampayo

Pd: en las fotografías adjuntas, el "Zurdo" en el CIMAP junto a Hilda Herrera (Centro Nacional de Música- Buenos Aires, 2 de julio de 2010). De esa memorable jornada, se escribió:

Un modo de vivir

Julio de 2010. Miguel Martínez se presentó en el centro Nacional de la Música con sede en la calle México, de Buenos Aires. Regresó a Paraná, como siempre, encantado del encuentro con la audiencia a la que brindó referencias musicales y poéticas a salvo de distorsiones motivadas por la ignorancia o la malicia de mercaderes irredimibles.

El Zurdo es peregrino constante, con guitarra y canto para exponer creaciones esenciales en las que ronda la libertad y palpitan elementos de la naturaleza, el paisaje, la lluvia, el sol, el viento y el río con sus personajes entrañables.

Libertad que Miguel ejerce con la autoridad de su sentido social, con autoimpuesto dereccho y obligación de no separar su obra de las preocupaciones por lo que sucede en el marco y micro mundo de los seres humanos agobiados por la injusticia.

Naturaleza que el solista intransigente conoce palmo a palmo por la sincronizaciópn de las remadas activadas por el cuerpo vigoroso, la observación sensible y las pausas en los fogones fraternales de la isla, con los pies en la tierra y la mirada en el agua o en el firmamento.

Paisanos con los que el artista comparte palabras y silencios, penas y alegríoas, decepciones y sueños, con la enjundia de la solidaridad y el magisterio de los que asumen la coherencia como quicio de un modo de vivir.

En las relaciones simbólicas y concretas Miguel recarga sin tregua su mochila de hombre de bien, fiel a las orientaciones recibidas en el seno familiar y fortalecidas por maestros y amigos de vocaciones y experiencias, por discípulos a los que protege, les arma espacio y ayuda a crecer desde el brote.

Si la estética del Zurdo deleita, su actitud ética es ejemplo sustentado en profundas convicciones, en el llamar a las cosas por su nombre sin eufemismos ladinos. Asi procede el habitante de la casa de la calle Alsina en toda circunstancia, en el escenario, en la intimidad de la peña programada o improvisada, en la cena de pescado asado servido sobre el papel que cubre la mesa y en la narración de anécdotas que marcaron huellas en su sostenido camino.

Con su lírica cristalina Mifuel Martínez va donde lo llamen y vuelve donde quiere. Desde aquí aporta a la trinchera que soporta el ataque de la frivolidad y la glorificación de lo farandulero. Al Zurdo lo presentimos feliz de ser quien es: pilar reconocido de la cultura del Litoral.

Guillermo Alfieri.

 

Aumentar tamaño del texto
Reducir tamaño del texto

 
FUNDACIÓN ATAHUALPA YUPANQUI - www.fundacionyupanqui.com.ar
info@fundacionyupanqui.com.ar - Tel.: (54 9) 0-11-15-66853900