MIGUEL "ZURDO" MARTÍNEZ

Se nos fue un mes antes de cumplir 71 años este 12 de febrero. Pienso que la mejor forma de homenajear a tan entrañable amigo es difundir algunas reflexiones suyas, publicadas -o no- hace algún tiempo y cuyos borradores me obsequió y fundamentó, en su casa del Paraná, entre mates y remadas al islote Curupí. Ellas resumen su pensamiento sobre el momento musical de la región y constituyen porfiado legado identitario.

Schubert Flores Vassella

Pd: además, adjunto algunas fotografías del Zurdo en casa, con Amadeo Monges (92), Alfredo Miranda, Edgard Monteañares, Diego Vázquez Comisarenco, Martha, Silvia y Elsa.

1- Evolución ¿o involución? de la música de raíz folklórica en la Argentina.

Desde la década del '40 hasta nuestros días, la música "nativa" ha sufrido distintas influencias de tono musical, pero más acentuadamente, de tono ideológico.

El Festival de Cosquín, ha sido y es una muestra cabal de esta opinión personal, basada en las vivencias gozadas y sufridas en este evento. Gozadas, porque en sus primeros tiempos, Cosquín era una manera de mostrar las virtudes de los artistas en los distintos rubros interpretativos. El rubro "solista vocal e instrumental", consolidado por Yupanqui y Eduardo Falú, nunca tuvo el respaldo e incentivo de parte del manejo de la programación.

Teniendo en cuenta el comienzo de la obra cumbre de la literatura gauchesca, el Martín Fierro de José Hernández ("Aquí me pongo a cantar -al compás de la vihuela- que el hombre al que lo desvela -una pena extraordinaria- como el ave solitaria -con el cantar se consuela"): el hombre y la guitarra. Esto dió origen al Canto Argentino.

Como dice Atahualpa en "El canto del viento", referido a Entre Ríos: "Sobre cada ceibo hay una guitarra encendida en la espera. Busca en el aire las manos que desaten las lianas que la ciñen, para darse a su dueño, liberada y vibrante.
La guitarra entrerriana -argentina- tiene una gran misión: dar el paisaje.
Darlo con un amor sin demagogia. Las cuatro estaciones del año se acusan en la naturaleza, definitivamente. También las vive el hombre, el corazón del hombre. La guitarra es baquiana en esos rumbos. Sólo espera que el hombre la comprenda, y se comprenda".

Si de solistas se trata, ¿quién se acuerda de Moncho Mierez, Rodolfo Ovejero, Claudio Monterrío, Omar Moreno Palacios, Carlos Di Fulvio, Suma Paz, Cármen Guzmán, etc.?). Queda implícito tambien el compromiso de estudiar el instrumento y buscar expandir el conocimiento a través de la lectura y profundización de la disciplina. Ejemplo: Juan Falú, el gran "Juan".

Como esto no sirve para "revolear el poncho", la "farra nativa" -decía Don Ata-, como única vía de "hacer folklore", la cosa se desvía hacia la chacota y el jolgorio como expresión artística. Es decir, se eluden las otras formas de sentir del Hombre: el canto hacia adentro. La alegría, como el amor, la pena, la explotación, la soledad, la vida, la muerte, son también motivos de inspiración cancionero. Como se busca solamente lo comercial, se inventan formas de "folklore romántico", hoy casi "erótico", y mañana tal vez "porno".

En otros rubros, Dúo Vocal, por ejemplo, la historia nos lleva a recordar la época de Gardel-Razzano; Benítez-Pacheco; Martínez-Ledesma; Ruíz-Gallo; Arbós-Narvaez, hasta llegar a la aparición de esa obra inigualable del Cuchi, que fue y es el Dúo Salteño. La disciplina del Dúo como la del solista vocal e instrumental son "especies en extinción", aunque con mucho esfuerzo y vocación, amor a la tierra y su gente, seguimos perseverando en la búsqueda de nuestros horizontes, que por ahora, modelo mediante, están bastante lejos.

Debo mencionar el aporte que en su momento hicieron al folklore el Trío Sánchez-Monges-Ayala, hasta que Ramón decidió hacerse solista y se convirtió en uno de los máximos referentes del "Canto Paranasero".

Conjuntos Vocales, con la aparición de grandes grupos: Huanca-Huá y sus contemporáneos Huayna-Sumaj en Tucumán; Los Trovadores; Los Andariegos; Los Paranaseros en Santa Fe; Los Arroyeños en San Nicolás, y tantas buenas formaciones. Hasta que aparece Buenos Aires 8, tal vez el pico más alto de esa evolución, la realidad de hoy nos entristece profundamente. Más cuando descubrimos que antes de todos estos monstruos existió el cuarteto Vocal Gómez-Carrillo, producto del estudio y de las influencias enriquecedoras de grupos de otros géneros y países, como los Mills Brothers o los Swingle Singers, la riqueza de la música argentina es inmensa, y sin chauvinismos, hay un sonido "argentino" producto de esa evolución.

Caso el de los pianistas: Argentino Valle; Adolfo Abalos; Miguel Angel Trejo; Hilda Herrera; Ariel Ramírez; Tucho y Eduardo Spinassi; Remo Pignoni (el gran Remo); Oscar Alem; Guillermo Zarba; y la nueva generación con Carlos Aguirre y Lilian Saba al frente, poseedores todos de ese "sonido" que identifica a la música argentina. Tienen incorporados "los duendes" de esa música tan rica y de tan variados ritmos.

Por eso, hay que abrir las puertas a los jóvenes que viniendo de otros géneros musicales quieran incorporarse a nuestro folklore, pero que lo hagan con humildad, honestidad y respeto al "espíritu de la canción", como decía mi hermano Chacho Müller: "con las patas en el suelo".

Puedo seguir mucho más, pero me entró a temblequear la mano derecha (dado mi zurdera) y me despido con la esperanza de "nuevos aires" para la buena música argentina de raíz folklórica, con aquello de Don Ata: "Que nos vaya bien a todos".

Pd: No hablé del Chamamé y la música del Litoral, la más nuestra, pero eso es motivo de análisis para otra ocasión.

Miguel "Zurdo" Martínez
L.C.: 5.935.794

Mi amigo y querido Zu
guitarrero y cantorá,
que a orillas de aquel Pará
te criaste como el surú
que en los asáus te chamús,
y en los vinos te encurdé
.......................................
Tirále un poncho de olvi
a cosas sin importá,
manoteando la encordá
ni las moscas se te arrí...
vos sós un oso sin prí
que a orillas de los arró,
chupando miel de camó
y sestiando a pata suél,
dejálo que se revuél
en su charco el hipopó.

Aníbal Sampayo

Aumentar tamaño del texto
Reducir tamaño del texto

 
FUNDACIÓN ATAHUALPA YUPANQUI - www.fundacionyupanqui.com.ar
info@fundacionyupanqui.com.ar - Tel.: (54 9) 0-11-15-66853900