ESTAR EN EL CERRO por "Coya" Chavero

Estar en el Cerro, ver el movimiento y el ánimo con que la gente concurre allí, me da una idea más acabada de algunas cosas que uno cree vislumbrar detrás de la polvareda cotidiana.
Si hay un futuro, la obra del Tata encarna ese futuro. No voy a empezar en otras consideraciones acerca de si hay otros o no que también lo encarnen.
El caso nuestro es Yupanqui. Su obra más precisamente.
Yupanqui no encarna el hoy glamoroso, de mega-recitales para sordos de espíritu, con festivales multitudinarios. La obra del Tata es la voz de los arroyos o del Paraná, tal vez. Acaso Buenos Aires, sus habitantes, sus funcionarios se detienen a escuchar el paso del Río de la Plata, del Saldías, del Reconquista?. Miren el Riachuelo. Alguna vez gentes y bestias bebieron allí. Esta tropilla haría todo lo posible para entubar todos los arroyos del país, controlar sus crecidas y cualquier otra forma de manifestación de la naturaleza. Cómo esperar que se detengan a escucharlos, a observar su movimiento en los meandros, en las piedras, como van escarbando la tierra de las barrancas?. Qué puede significar el canto del viento para ellos?. Qué puede representar una colina, un cerro, un arenal, un médano, la estepa?. Llaman tierras improductivas a tantos lugares llenos de vida. Vida humana, animal, mineral, vegetal. La llaman así tan solo porque no producen en relación a su codicia, a su ambición desbocada. Son sordos de espíritu. Son ciegos de corazón porque tampoco quieren ver el resultado de su proceder. Nos van presentando figuras, figuritas y figurones "exitosos" para renovar la fe en el sistema. Somos descendientes del trueque de vidrios coloridos y quieren que así sigamos. Aceptando el sistema de valores actual.
Yupanqui no tiene que ver con esto. Por eso solo encontraremos apoyos en algunos, que aún dentro de esta rueda infernal, como los sufíes, no pierden el equilibrio por más que la rueda los haga girar y girar. Porque no creen en los valores que esta sociedad pretende seguir implantando.
El cambio?. Solo podremos generarlo a través de los niños, para que vayan mamando la obra del Tata. Para que sepan que a pesar todas nuestras heridas, errores, defecciones, pequeñeces, sabemos que esta sociedad nos aleja día a día de la verdad y que estamos luchado dentro nuestro, allí donde se libran las grandes batallas de la humanidad. También junto a aquellos que están de este lado de la línea. Necesitan saber que no están solos, lo mismo que nosotros.
Cada mañana me despiertan las charatas, y la multitud de pájaros de mi Cerro. Cada día amanezco con la convicción que este es el templo de todos los templos. Es recurrente escuchar en quienes nos visitan decir; "qué paz hay aquí"!. La paz está en ellos. Solo que aquí, la redescubren.
Internet puede ser la herramienta necesaria para poder construir un proyecto educativo alternativo. Generar docentes para futuras escuelas que tengan que ver con todos los principios, con el Principio. Entonces habrá GAP Atahualpa, y manifestaciones sinceras a todo nivel porque veremos la playa después de tanto navegar en aguas turbulentas. Mientras tanto, no podemos seguir intentando subirnos al Titanic del sistema. Para qué, si como dice el poema del Tata, somos ricos de lindas riquezas. Considerar que "ellos" son ricos en algo es empobrecernos, porque no estamos considerando nuestros propios valores. Y es depender de ellos, aunque sea en el pensamiento o en la esperanza, que es peor. Y no es apoyo personal lo que solicito. Es el Cerro que está esperando con su mensaje milenario de paz.
He hallado paz andando en los montes de garabatos, espinillos, de churquis, piquillines y mistoles. Es decir andando en monte de espinas yo encontraba mi paz. Porqué no hemos de hallarla todos en lo que el Cerro Colorado representa?. El es nuestra brújula porque así ha sido decidido, no por mí, ni por el Tata.
El Cerro es el templo de todos los templos.
A veces, me duermo escuchando los gritos del zorro que anda rondando por allí. Y me duermo pensando: que los zorros hagan lo suyo. Me tiene sin cuidado. Pues yo estoy haciendo lo mío. A la luz del Cerro, porque, como dice un amigo, "mañana puede ser peor".

Roberto “Coya” Chavero

Aumentar tamaño del texto
Reducir tamaño del texto

 
FUNDACIÓN ATAHUALPA YUPANQUI - www.fundacionyupanqui.com.ar
info@fundacionyupanqui.com.ar - Tel.: (54 9) 0-11-15-66853900