Celebración de 103º aniversario del nacimiento de Don Atahualpa

29, 30 y 31 de Enero 2011

Programa: "Yo tengo tantos hermanos".

Juan Falú, Tomás Lipán, José Ceña, Roberto Chavero entre otros artistas.

ver cronograma de actividades

El Patio de mi casa

El patio de mi casa se cubre de hojas en otoño, las de sus paraísos, y muchas otras traídas por un viento que mi Tata siempre nos señalaba. Todas reviven allí en un misterioso renacer. Serán los cantos del río, del monte y de sus pájaros?. Será el silencio del Cerro Colorado, severo y gastado como un amauta que todo lo sabe y todo lo ha visto?. Será acaso su cielo poblado hasta el infinito de estrellas y anhelos?. Serán los ecos de cantos y rituales que guarda ese útero de piedra, río y monte que es nuestro lugar?. Será que ellos siguen cuidando, desde las atalayas de piedra o desde sus dibujos en los aleros, nuestros destinos?. Tal vez no importe saber el cómo ni el porqué de nuestro misterio. Sí sabemos que esto sucede cada día en Agua Escondida. Y de la mano de quienes están allí descubrimos lo que va con nosotros muchas veces olvidado: la sensibilidad, una sensación de paz que se palpa, que se torna concreta en la comunión que nos une a ese paisaje, a ese rincón del planeta, donde se pierde el sentido del tiempo, de las pulsiones humanas y donde se nos crece en el instinto el saber que un mundo nuevo es posible. Y todas las hojas se vuelven verdes y el invierno no llega pues se le anticipa, en nosotros, esta primavera que ratificamos cada 23 de Mayo y cada 31 de Enero.
A veces son cantos, otras poemas o simples palabras de los anónimos, o niños bailando, o algún trashumante que entrega a los rumores del agua, al viento o al silencio su cansancio. Estas son las ofrendas que conservan nuestra primavera eterna para que las hojas viajeras se lleven las semillas de frutos que habrán de determinar el verano a lo largo del planeta.
Entonces empieza a tener sentido para nosotros aquello de ser “peregrinos de un sueño lejano y bello”. Comprendemos que el sueño no es tan sueño ni tan lejano pero sí colmado de belleza. Basta que lo comprendamos y lo hagamos nuestro en esta tierra que nos soporta y nos alimenta, que nos contiene aún en la ingratitud.
Ella es un libro en el que aún no hemos aprendido a leer, que rescribe, a lo largo de los tiempos, en cada uno de nosotros, su mensaje de eternidad y esperanza.

Roberto "Coya" Chavero, director de la Fundación e hijo de Atahualpa Yupanqui.

Como llegar a Cerro Colorado:

Ver Cerro Colorado en un mapa más grande

Como llegar al museo:

Plano Cerro Colorado

Aumentar tamaño del texto
Reducir tamaño del texto

 
FUNDACIÓN ATAHUALPA YUPANQUI - www.fundacionyupanqui.com.ar
info@fundacionyupanqui.com.ar - Tel.: (54 9) 0-11-15-66853900